Tuesday, January 11, 2011

Un poco de talante, respeto y diálogo (Levante-emv)

Anaïs Menguzzato García

Si la alcaldesa de Valencia tuvo a bien emplear casi una hora de su tiempo y el de los dirigentes vecinales de esta ciudad para arengarlos de las causas de la crisis mundial centrada en la figura del presidente del Gobierno y de la vicepresidenta 2.ª Elena Salgado, así como su incomprensión de que los vecin@s le pidieran más inversiones en los barrios en una época de crisis en un tono desmedido, crítico y desafiante por no decir alguna cosa más que expresó, de forma verbal y no verbal, contra el Gobierno central y contra tod@s aquellos que no piensan igual o son de su comparsa, es de desear que haga lo mismo o más aún en situaciones que estamos viviendo en esta ciudad y afectan a sus más íntimos. Es de desear que esa fuerza crítica, desmedida en algunos momentos, que empleó contra los que allí íbamos como representantes del movimiento vecinal que desde hace tiempo trabajamos de la protesta a la propuesta y el tono usado en otros momentos contra otros colectivos sociales y ciudadanos que no coinciden con sus planteamientos, sea capaz de aplicarla con mayor contundencia contra sus protegidos, que a sus espaldas se están llevando millones a espuertas como parece ser, caso no muy lejano con la depuradora de Pinedo con un déficit de 17 millones (cantidad equivalente a la mitad de lo presupuestado con inversiones para los barrios en 2011), con los que se podía haber hecho algún que otro jardín y haber alimentado a muchas familias en este difícil período en una ciudad donde el paro es quizás mayor que en muchas otras ciudades.
Esa actitud, ese talante es el que much@s ciudadanos no conocen, es la actitud equivocada de quien piensa que es la alcaldesa del PP y no la alcaldesa de los valencian@s, le hayamos votado o no y es esa actitud la que me ha llevado a escribir estas líneas porque mucha gente no puede o se atreve a decir lo mismo que pienso por miedo a la actitud dura, contundente, ácida que le genera cualquier diferencia que se le plantee a su gestión, pero sobre todo la forma de dirigirse a los dirigentes vecinales, aquellos que estamos a su lado en momentos difíciles de esta ciudad, aquellos que acudimos a las reuniones, a las inauguraciones, allá donde convocan para con nuestro apoyo hacer ciudad, incluso a pedir al Gobierno central dinero para inversión en los barrios. Creo que se ha desmedido porque el movimiento vecinal, los colectivos ciudadanos no se merecen después de 40 años que los traten así ni nos tenga que echar en cara si somos correas de transmisión o mantengamos la independencia cuando muchos de los dirigentes vecinales estuvieron en las asociaciones antes casi que ella, luchando por los valores democráticos e incluso antes que muchos de sus compañeros/as de viaje se afiliaran a su partido. Un poco más de talante y de visión democrática a la diversidad y pluralidad es lo que ha de impulsar en sus acciones y no sólo besos y abrazos callejeros y para la foto, por cierto ahora ya de campaña.



Cercador
Enllaços
Síguenos en TwitterSíguenos en Twitter
Socialistes ValenciansSocialistes Valencians
PSOEPSOE