viernes, 12 de abril de 2013

Rita Barberá y la subida de impuestos

Pedro Miguel Sánchez Marco

La afirmación del gobierno de Rita Barberá de que “con la congelación de tasas e impuestos, los valencianos tendrán más dinero en sus bolsillos” en 2013, no se corresponde con la realidad. Lo que vamos a tener en nuestros bolsillos es justamente lo contrario y hay dos datos que lo demuestran; el primero es que el IBI subió el 10% en 2012 y 2013 respecto a 2011; y, el segundo, que quien tenga domiciliados sus recibos tendrá una bonificación del 2%, y no del 5% como hasta ahora. Solo con estas dos decisiones del Partido Popular, pagaremos más impuestos municipales por igual, veremos reducido nuestro poder adquisitivo y, en consecuencia, nos empobreceremos.

Los socialistas propusimos una alternativa a los tributos aprobados por el Partido Popular para conseguir que los impuestos en Valencia fueran más justos, más fáciles de pagar y más útiles para afrontar la situación de crisis de las familias valencianas. Existe otra forma de hacer las cosas y esta propuesta lo demuestra.

Más justos. Planteamos que pagaran más lo que más tienen así como que las confesiones religiosas pagaran el IBI; propusimos que se incluyeran nuevas bonificaciones a las familias monoparentales; una “bonificación social” para los que están en peor situación económica o en paro y otra por discapacidad. También las bonificaciones por familia numerosa deberían ser progresivas en virtud de la renta y del valor del bien. No es lo mismo, ganar 90.000 euros al año y tener tres hijos, que ganar 18.000 euros y tener 3 hijos también. En el impuesto de vehículos, además de la “bonificación social”, la destinada a las familias numerosas debería estar vinculada a la cilindrada y tendrían que haber aumentado la tasa sobre los vehículos que minimicen las emisiones contaminantes.

Más fáciles. Adecuar el pago de los impuestos a la situación de crisis requiere poner en marcha formas de pago más cómodas, por ello, los socialistas sugerimos que a principios de año los ciudadanos recibieran en un sólo documento el detalle de todos los impuestos de ese año, de forma que pudieran abonarlo en mensualidades. Incluso, que se pudieran hacer pagos adelantados que se descontaran de la cuantía final. Por ejemplo el IBI, cuyo periodo voluntario de pago empieza el 1 de marzo, se debería poder liquidar en una, dos o nueves veces.

Más útiles. Dada la situación de crisis económica, las bonificaciones del Impuesto de Construcciones y el IAE debería incentivar la creación de empleo estable.


Sin embargo, ante estas propuestas la respuesta del equipo de gobierno de Rita Barberá fue la habitual. Las tildaron de “descabelladas” cuando algunas de estas propuestas son realidades en ciudades como Barcelona, Sevilla o Granada. Pero lo realmente descabellado es subir el IBI un 10 por ciento, aumentar más del 150 por ciento la tasa de la basura que se paga en el recibo del agua o el precio del bonobús un 6,6 por ciento. Y encima, aplicarlo a todos por igual, sin tener en cuenta la situación económica y laboral de cada persona.

Todos tenemos la obligación de pagar impuestos pero debe ser un objetivo de las administraciones públicas que éstos sean más progresivos, más fáciles de pagar, más justos y útiles para afrontar la situación actual.

Es intolerable cómo la alcaldesa mira hacia otra parte; ver cómo abandona a los valencianos y valencianas que necesitan ayuda para hacer frente al día a día, en lugar de habilitar los mecanismos que les faciliten la vida. Al menos, en un futuro próximo, podremos aplicar medidas que favorezcan la progresividad, la facilidad, la justicia y la utilidad de nuestros impuestos.

Pedro Miguel Sánchez
Concejal del Grupo Municipal Socialista
Publicado en LEVANTE-EMV 26/3/2013



Cercador
Enllaços
Síguenos en TwitterSíguenos en Twitter
Socialistes ValenciansSocialistes Valencians
PSOEPSOE