jueves, 01 de agosto de 2013

Rita Barberá. ¿Hormiga o cigarra?

Pedro Miguel Sánchez Marco

Pedro Miguel Sánchez
Concejal Socialista de Valencia
Publicado en LEVANTE-EMV 1/8/2013



Todos conocemos la famosa fábula de la cigarra y la hormiga, aquella trabajadora hormiga que ahorraba comida para el frio invierno, mientras la despilfarradora cigarra acababa pidiéndole a la hormiga. Lo cierto es que el pueblo valenciano somos más hormigas que cigarras, pese que algunos se hayan empeñado en posicionarnos en el mapa de las cigarras y de la corrupción. El pueblo valenciano, honrado y trabajador que es, ha cumplido siempre con sus deberes y obligaciones. Nuestro pueblo ha trabajado y contribuido a la construcción y mantenimiento de nuestra “colonia”, nuestro Estado de Bienestar y los servicios públicos valencianos. Pero en el poder no hay una reina, ni una guardiana, ni tan siquiera una defensora de nuestra colonia, en el trono lleva 22 años una cigarra disfrazada de hormiga.

Con los discursos de la falsa hormiga ha cautivado a nuestro pueblo con el mayor de los populismos. La misma dirigente que se daba un paseíto, en un flamante deportivo rojo, junto a otras amigas cantando. Ahora, impone la “bendita austeridad” a todos los valencianos por igual. La misma despilfarradora de los ahorros de nuestra colonia, de los valencianos, la misma que multiplicó por 5 la deuda de los valencianos, la misma que culpa a otros de sus fantasiosos sueños fracasados, parece que ya se le ha desgarrado el disfraz de hormiga y se ve su realidad como cigarra.

El viejo camino desde hace años en Valencia es aparentar que habían trazado su propio camino de recolecta, eso sí, no a costa de su propio esfuerzo, sino de los valencianos con subidas de impuestos para todos por igual, y mirar hacia otra parte ante necesitadas y honradas hormigas. Los datos de la deuda municipal, del retraso en el pago a proveedores, el dinero despilfarrado en intereses de demora, en pago de expropiaciones mal gestionadas, hablan por sí mismos. Pero mientras en la fábula las hormigas tenían recursos para el duro invierno de la crisis y la cigarra se callaba, aquí, a las hormigas le han saqueado el granero y la cigarra sigue cantando.

Lamentablemente esto no es una fábula, sino la triste realidad en Valencia. No se trata de un cuento con moraleja, se trata del devenir del pueblo valenciano. No somos cigarras, y ni falta que nos hace, porque la grandeza de nuestro pueblo no está en agujeros negros de grandes eventos. La grandeza de nuestro pueblo está en ser lo que somos, una colonia, honrada y trabajadora que no se merece seguir con tal despilfarradora cigarra.



Cercador
Enllaços
Síguenos en TwitterSíguenos en Twitter
Socialistes ValenciansSocialistes Valencians
PSOEPSOE