Friday, January 14, 2011

No borrarán nuestra memoria (linformatiu.com)

Anaïs Menguzzato García

El año 2010 acaba de abandonarnos con los acontecimientos sucedidos en sus 365 días y una sensación de crisis no sólo económica, sino más profunda, de valores. Muchas líneas, muchos ríos de tinta se han impreso y se imprimirán estos días como balance general o específico de las cosas que han ocurrido en su transcurso.

Pero hoy quisiera destacar un ejemplo de esa sensación que se tiene de "no vale la pena hacer nada, manifestar nada”, ya que al final hacen lo que quieren y el ciudadano/a con los pocos foros de participación que hay sólo le queda cabrearse y pasar el calentón tirando por la boca sapos y culebras. La verdad es que muchas cosas se pueden hacer, pero claro, son costosas, son difíciles y sobre todo provocan la claudicación de muchos al ver cómo ese derecho es desoído y las propuestas emitidas por los ciudadanos/as continuamente chocan contra un muro duro, hermético, y muchas veces intolerante de la administración y de forma específica, la local y autonómica.


Sin participación, sin sentido, borran el nombre de una parada de metro muy especial y le ponen el mismo nombre que la estación del AVE, 'Joaquín Sorolla', para confundir las dos paradas de un transporte público de ferrocarril, además de cargarse la denominación de un barrio histórico como es Jesús

El ejemplo en el cual en estos días no debemos olvidarnos es, el trato recibido por la Asociación de Víctimas del metro 3 de julio. Asociación que después de lo sufrido en sus propias carnes, en la de sus familias, que todavía no han sido recibidos por el Molt Honorable. Un accidente con muchas incógnitas, con muchos silencios, con muchas dudas y que después de tanto tiempo hacen lo posible por seguir tapando, derivando la atención, y ellos, los afectados directamente o sus familiares mes tras mes a pesar del dolor, de la ausencia, del cansancio por tanta incomprensión por parte de la Generalitat y el Ajuntament, siguen saliendo pese a quien pese, con sus pancartas con sus camisetas y comunicados cada día 3 a las 19 horas en la Plaza de la Virgen.

Se acaba el año y aún no han sido recibidos por el Presidente de todos los valencianos; Camps les ve como un grupo de manifestantes molestos. Quizá piense que son ideológicamente contrarios, sin pensar que los que viajaban en esos vagones y sus familias votaban a todas las tendencias políticas, y en su miopía política él y sus fieles compañeros de batallas se atreven a dar otra vuelta de tuerca para que no sólo el tiempo borre todo indicio, todo recuerdo del mayor accidente de metro de Europa, si no que ellos ayudan con una nueva decisión sacada del sobaquillo borrar el nombre de la estación donde ocurrió la perdida de 43 vidas, la estación de Jesús.

Sin participación, sin sentido, borran el nombre de una parada de metro muy especial y le ponen el mismo nombre que la estación del AVE, Joaquín Sorolla, para confundir las dos paradas de un transporte público de ferrocarril, además de cargarse la denominación de un barrio histórico como es Jesús. Lo lógico hubiera sido que el capricho hubiera resultado un híbrido, Jesús-Joaquín Sorolla, que hubiera sido menos descarado. No sabemos cuál será la próxima idea que se les ocurra para tapar sus vergüenzas, a lo mejor que desaparezca el número 43, de 43 muertos, o el 47 de 47 heridos… todo se andará. Lo que nunca conseguirán será que olvidemos, no conseguirán borrar de nuestra memoria la horrible gestión de una tragedia, no conseguirán que olvidemos y que cada día 3 de cada mes nos acordemos de los que por desgracia ya no están aquí con nosotros en este nuevo año que acabamos de estrenar, pero decirles alto y claro que cada día 3 estaremos para recordárselo.



Fuente de información: Linformatiu.com

Cercador
Enllaços
Síguenos en TwitterSíguenos en Twitter
Socialistes ValenciansSocialistes Valencians
PSOEPSOE