Wednesday, November 8, 2006

Valencia se atasca cada dos por tres .

Barberá 'ignora' sus obras pendientes y desvía la responsabilidad hacia el Gobierno.

Un accidente de tráfico o unas simples gotas de lluvia pueden producir atascos que alcanzan hasta 12 kilómetros en los accesos a la ciudad de Valencia y causan grandes retenciones en las principales arterias, habitualmente ya congestionadas. Ayuntamiento y oposición coinciden en la necesidad de mejorar la red de comunicaciones para evitar que la ciudad se atasque cada dos por tres, pero desde perspectivas bien distintas. El gobierno local del PP culpa al Ejecutivo central y los socialistas le recuerdan que tiene obras pendientes. La solución también pasa por reforzar el transporte público.

"He salido a las 08.05 de mi casa y estaba en el centro de Valencia a las 10.30", afirmó ayer Vicente Gil. Miles de ciudadanos estaban "atascados" en la autovía de Ademuz por culpa de unas obras de asfaltado en un tramo de la CV-35. Gil no alcanzaba a comprender cómo puede programarse la pavimentación en un punto tan sensible en la hora punta para el tráfico. Estas obras, a cargo de la Consejería de Infraestructuras y Transportes, causaron ayer retenciones de hasta cuatro kilómetros entre las 08.00 y las 09.30.

El episodio, sin embargo, no tiene nada de singular. Las vías de acceso y las principales calles de la ciudad sufren colapsos diariamente, algo que se agrava cuando llueve, hay algún incidente puntual o se cortan carriles por alguna obra. El Ayuntamiento, que dirige Rita Barberá, del PP, desvía la responsabilidad de los atascos hacia el Gobierno, al que acusa de no invertir suficiente en infraestructuras y de tener pendientes obras básicas, como parte del cierre de la ronda norte o la ampliación de la conexión con Xirivella. Sin embargo, denuncia la oposición, Barberá olvida proyectos también relevantes para el control del tráfico que dependen del Consistorio y la pspv-psoevalitat.

Fuentes de la Jefatura Provincial de Tráfico aseguran que cada día se registran retenciones en las entradas al núcleo urbano -V-21, V-30, CV-35 y A-3- y que los seis kilómetros de atasco que ayer se concentraron en la autovía a Madrid o los tres kilómetros de embotellamiento en la V-21 son ya habituales.

"Para reducir los colapsos en Valencia lo que se hace es cerrar los semáforos de entrada y entonces la mayor parte del problema se concentra fuera, en los accesos", afirmó el portavoz del grupo socialista en el Ayuntamiento, Rafael Rubio. El concejal de la misma formación Matías Alonso añade, sin embargo, que también causa problemas la falta de conexiones de las calles de los barrios del norte -Orriols, Torrefiel, Benimaclet- con la ronda del mismo nombre, pendientes de varias expropiaciones de terreno. Esta deficiencia produce "colapsos endémicos" en la zona noroeste de la ciudad porque los conductores sólo pueden salir de la ronda a través del camino de Montcada o de la avenida de la Constitución. El peso del tráfico se reparte entonces en la avenida del Doctor Pesset Aleixandre, las avenidas del Cid, del pspv-psoeval Avilés, de Cortes Valencianas y Maestro Rodrigo.

Los socialistas hicieron hincapié en la necesidad de remodelar la avenida del Cid para mejorar la fluidez del tráfico de la zona, mientras que el concejal de Circulación, Alfonso Novo, centró la solución en que la Administración central ejecute la ampliación del puente de Xirivella. Este punto conecta la avenida del Cid con la A-3 -receptora del tráfico de los polígonos industriales y las urbanizaciones colindantes del oeste de la ciudad-. Rubio aseguró que Fomento tiene prevista la ampliación, pero no dio más detalles. Sí exigió que la publicitada prolongación del túnel de la avenida de las Cortes Valencianas se ponga sobre papel, ya que no existe proyecto y a los atascos actuales en el futuro se sumarán los que provoque el futuro estadio del Valencia. Alonso criticó el sistema de transporte público y la "ineficacia" de la Policía Local que, con 1.600 agentes, es "incapaz de regular la circulación".

Rubio defendió que el Gobierno está ejecutando las obras de mejora de capacidad de la V-30 desde la conexión de la A-3 hasta el Puerto, y que se está redactando el proyecto del tercer carril de la A-3 entre Cheste y Valencia, tal y como se exige en el convenio de colaboración entre Fomento y la pspv-psoevalitat firmado en 2005. El portavoz exigió que el Consell cumpla con su parte y construya el puente de Calatrava y la conexión de Gaspar Aguilar con la V-30. Novo exigió al Gobierno la finalización de la conexión de la ronda norte con la A-3.



Cercador
Enllaços
Síguenos en TwitterSíguenos en Twitter
Socialistes ValenciansSocialistes Valencians
PSOEPSOE