Tuesday, November 28, 2006

Un informe del PSPV sostiene que la inversión no cae por la Copa sino por ahogo financiero. El endeudamiento municipal no puede superar los 50 millones en 2007 sin requerir un plan de saneamiento.

Las inversiones del Ayuntamiento de Valencia en la ciudad en 2007, a pesar de ser el gran año de la Copa del América y de celebrarse elecciones municipales, caerán un 13%. La alcaldesa Rita Barberá apuntó al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero como culpable de todos sus males, éste incluido. El motivo del recorte, según Barberá, es el endeudamiento extraordinario que el consistorio se vio obligado a contratar para acometer obras extraordinarias de embellecimiento urbano con motivo de la Copa del América llevando la situación financiera por encima del tope legal. Un informe económico que obra en poder del grupo municipal socialista rebate esta teoría y sostiene que en realidad hay una situación de agotamiento financiero que se ha ido acumulando y que hay que contener para eludir la aprobación de un plan de saneamiento tutelado por el Ministerio de Hacienda.
¿Cómo se ha llegado a la actual situación límite de endeudamiento? En 2004, primer ejercicio completo del nuevo mandato, el endeudamiento municipal fue sólo de 55,9 millones de euros y el inicial de 2005, antes de la Copa, de 53,35. Las inversiones ya eran sensiblemente menores a las del anterior mandato 1999-2003. Entre 2004 y 2005 las arcas del ayuntamiento llegaban ya al nivel límite (situado en el 110% de gastos sobre ingresos) y se movían entre el 109,4 y 109,8% y eso considerando sólo la deuda dispuesta (de haberse ejecutado todo lo previsto, se habría disparado al 120%).
En esta situación, la alcaldesa de Valencia solicita autorización al Gobierno para una deuda extraordinaria y el ministerio permite sólo 50 millones luego -por mediación de la federación de vecinos- ampliados a 64,5. En 2007 el endeudamiento no puede superar los 50 millones de euros para no volver a rebasar estos límites. Además, esos 64 millones aparecen en la previsión del importe no dispuesto de los préstamos a finales de año. Es decir, que si este endeudamiento extra no se hubiera contratado, y se hubiera ejecutado en un mayor porcentaje el resto de inversiones, el volumen total de deuda municipal dispuesta al finalizar 2006 hubiera sido la misma.
La contención -anunciada tanto por Barberá como por el delegado de Presupuestos, Silvestre Senent- de la deuda para compensar el esfuerzo extra de la Copa ya venía notándose en el periodo 2004-2007. El endeudamiento ha pasado de 510 millones de euros al iniciarse la anterior legislatura a 788 millones y la amortización de 37 a 45 millones. La deuda ha crecido más de un 55% en contraste con las amortizaciones, con un 18%. En el mandato actual, la deuda ha pasado de 677 millones a 788 y las amortizaciones, de 39 a 45.
La situación financiera se complica, según este informe, porque el ayuntamiento no puede hacer frente a los gastos corrientes y cargas financieras de la deuda con sus ingresos corrientes, ya que hay muchos pagos que se reconocen y se pagan con cargo al presupuesto del año siguiente. No había, por tanto, capacidad de ahorro.

Levante-EMV, Valencia



Cercador
Enllaços
Síguenos en TwitterSíguenos en Twitter
Socialistes ValenciansSocialistes Valencians
PSOEPSOE