Tuesday, November 7, 2006

Rubio vincula su apoyo a la recalificación del Mestalla a que el Valencia CF no se apropie de suelo público.

El PSPV-PSOE ha aceptado el llamamiento al diálogo que el presidente del Valencia CF, Juan Bautista Soler, realizó ayer en la entrevista publicada por Levante-EMV. El portavoz del grupo municipal socialista en el Ayuntamiento de Valencia, Rafael Rubio, recogió ayer el guante lanzado por Soler y, en declaraciones a este diario, manifestó su total disposición a sentarse a negociar con los representantes del club y del equipo de gobierno municipal una modificación de las condiciones en las que se recalificará el estadio de Mestalla. Ahora bien, el también secretario del PSPV en Valencia ciudad, quien ha recurrido el convenio ante los tribunales, dudó de que el presidente del Consell, Francisco Camps, y la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, autoricen las negociaciones.

«Estamos dispuestos a entablar un dialogo sin condiciones con el Valencia CF para buscar una solución que beneficie a la entidad y que sea compatible con los intereses de la ciudad. Lo que no sabemos es si Camps y Barberá dejarán que Soler lo haga», aseguró el portavoz socialista. Para Rubio, además, «quienes tienen que mover ficha ahora son ellos [el presidente y la alcaldesa], que son quienes están intentando instrumentalizar políticamente el asunto para que parezca que el PSPV siempre se opone a todo».

La ley impide construir viviendas

El representante socialista contestó una por una las principales afirmaciones manifestadas por Soler a lo largo de la entrevista, la primera que concede desde hace un mes. El presidente valencianista aseguró que mientras la ley permite que los terrenos del Mestalla alcancen una edificabilidad de 2,2 metros cuadrados de vivienda por cada metro cuadrado de suelo aportado, el Valencia CF se ha conformado con 1,8 m2. «El actual Mestalla está grafiado como un sistema deportivo de carácter privado y no tiene edificabilidad residencial, por lo que no se puede construir viviendas en ese suelo. Con la ley en la mano, ningún suelo deportivo tiene capacidad para albergar ninguna vivienda», contestó Rubio. «Además -añadió- dice que el Valencia CF va a ceder al ayuntamiento un bloque de viviendas, lo cual es simplemente su obligación. Si el consistorio obtiene esos derechos es porque en la parcela que se recalifica hay pequeñas propiedades del ayuntamiento. Eso da derechos sobre la reparcelación, igual que se los daría a cualquier particular».

Parte del suelo es municipal

El portavoz socialista reiteró que «no salen las cuentas de equipamiento dotacional», pues la ley obliga a ceder 35 metros cuadrados de instalaciones públicas por cada 100 m2 destinados a vivienda. «El colegio estará en suelo que ya es del ayuntamiento [en la plaza Luis Casanova, donde se celebra el rastro cada domingo] y el centro de salud ocupará solo 1.300 m2», explicó. Además, recordó que la parcela resultante tendrá una edificabilidad de 89.380 m2 de techo porque el Valencia CF «ha incluido en el proyecto los viales y suelo del ayuntamiento», pues la parcela de Mestalla ocupa sólo 31.000 m2 y para que tras su recalificación pueda alcanzar los casi 90.000 m2 de edificabilidad que necesita el club para pagar el nuevo estadio de la avenida de las Cortes Valencianas, los terrenos aportados deben alcanzar los 49.078 m2, cifra que sólo se consigue añadiendo a la parcela original otros 18.000 m2 de sus alrededores. «Nuestro diálogo será sin condiciones. Estamos dispuestos a llegar a acuerdos para compensar la falta de VPO o el déficit de suelo dotacional. No nos oponemos a la recalificación de Mestalla, pero, dentro de la discrecionalidad, el convenio debe respetar los límites que marca la ley. Sobre todo, que el proyecto sólo incluya el terreno del estadio, que es propiedad del Valencia CF, pero no los viales ni suelo municipal», aseguró.
Levante



Cercador
Enllaços
Síguenos en TwitterSíguenos en Twitter
Socialistes ValenciansSocialistes Valencians
PSOEPSOE