Tuesday, July 26, 2011

Los socialistas denuncian que el Ayuntamiento permitirá derribar gran parte La Ceramo y solo protegerá los hornos

Vicent Sarrià recuerda que de la antigua fábrica de cerámica salieron piezas que decoran, entre otros, la Estación del Norte, el Mercado Central y el Consistorio

El concejal del grupo municipal socialista Vicent Sarrià ha advertido hoy de que el PP “vuelve a anteponer el interés particular al patrimonio de los valencianos y las valencianas, con la desprotección de La Ceramo”. Sarrià ha alertado de que el Gobierno municipal “permitirá en una operación que procederá a la desaparición de este bien patrimonial, al proteger los hornos y dejar el resto como edificable, atendiendo así a la petición del propietario de fábrica de cerámica”.

En estos términos se ha referido a la decisión del Gobierno municipal de aprobar en el próximo pleno los informes del Servicio de Planeamiento en relación al Catálogo Estructural de Bienes y Espacios Protegidos, incluido en la revisión del PGOU, donde “rechaza todas las propuestas del grupo municipal socialista para que se incluyan edificios del patrimonio arquitectónico como Bien de Relevancia Local (BRL) o Bien de Interés Cultural (BIC)”.

La aprobación en el Pleno es un paso previo a los “efectos de solicitar de la Dirección General de Patrimonio Cultural de la Consellería de Turismo, Cultura y Deporte el informe preceptivo, que deberá remitir en un plazo no superior a 6 meses, para que el Ayuntamiento pueda aprobar provisionalmente dicho Catálogo”, ha indicado. Por tanto, el concejal socialista solicitará a Cultura que “rechace la recalificación y destrucción de la Ceramo, y obligue al Ayuntamiento a permutar los terrenos trasladando la edificabilidad a otros lugares de la ciudad”.

“En agosto de 2003, en la fase inicial de la revisión del catálogo del PGOU de Valencia, la Conselleria de Cultura emitió informe sobre la necesidad de catalogar numerosos inmuebles como BRL, y entre ellos figuraba la Ceramo”, ha recordado. “Sin embargo –ha continuado- el PP lejos de atender esta petición, ha dejado pasar 8 largos años para que el edificio se continuara deteriorando, hasta que una mercantil privada lo adquirió y le planteó edificar, protegiendo solamente los hornos”.

El concejal socialista ha denunciado el Gobierno municipal “ha asumido la petición de la empresa y, si así lo acepta la Conselleria de Cultura, destruirá la fábrica para preservar como algo residual y testimonial los hornos que forman parte del conjunto”.

“Frente a la desidia del PP”, Sarrià ha situado las propuestas que el grupo municipal socialista ha planteado “en numerosas ocasiones para proteger el edificio y rehabilitarlo como centro sociocultural y escuela municipal de cerámica e, incluso, que pudiera ser adquirida gratuitamente a cambio del traslado de su edificabilidad a otro sector de la ciudad donde hay propiedades municipales, para que el propietario pueda materializarla, sin destruir la fábrica”.



Según ha explicado, “la adquisición del inmueble puede llevarse a cabo a través de un convenio con la propiedad, tal como se ha hecho por ejemplo con el antiguo Pabellón Marcol en el barrio de Nou Moles”. Además, ha subrayado que de esta forma “el equipo de gobierno puede paliar los efectos de la inactividad y pasividad que ha mantenido durante los últimos años, y que ha provocado que sea una mercantil privada quien haya adquirido la antigua fábrica, pese a que en su mayor parte está destinada a uso público”.


La Ceramo
La antigua fábrica se ubica en la confluencia de las calles de la Florista, Serrano Clavero, José Grollo y la avenida de Burjassot, en un edificio de estilo neomudéjar del barrio de Benicalap construido en 1855 por Josep Ros Furió, un artista apasionado por la cerámica tradicional valenciana. Tal fue la importancia de la fábrica que muchas de sus piezas decoran todavía hoy algunos de los edificios valencianos más emblemáticos del siglo pasado y principios de éste como la Estación del Norte, Mercado de Colón, Mercado Central o el Ayuntamiento de Valencia.

Durante años el movimiento vecinal de Benicalap ha reivindicado la adquisición y rehabilitación de la Ceramo y el propio Consell Valencià de Cultura remitió un informe al Ayuntamiento de Valencia sobre la necesidad de catalogar dicho inmueble y rehabilitarlo para destinarlo a usos públicos relacionados principalmente como actividad museística y educativa sobre la actividad ejercida desde su construcción. El PGOU de Valencia lo destinaba para equipamiento público, excepto una pequeña parcela recayente a la calle de José Grollo que califica como residencial de 5 alturas.

El Ayuntamiento de Valencia inició la revisión del catálogo de edificios protegidos de la ciudad, y como informe previo, la Unidad de Inspección del Patrimonio Histórico Artístico de la Dirección Territorial de Cultura emitió con fecha 21 de agosto de 2003 un primer informe respecto del citado catálogo. En este informe, se dice entre otras cosas que “en el análisis general de la documentación presentada se observa que, ni en la parte escrita ni en la gráfica se ha realizado referencia alguna a la existencia o no en el ámbito objeto de revisión o modificación de bienes susceptibles de calificación como Bienes de Relevancia Local”.

Al respecto, señalan la existencia de edificios y conjuntos con interés arquitectónico y sobre todo en muchos casos históricos, que deberían considerarse para su calificación como Bienes de Relevancia Local, citando algunos ejemplos, entre ellos, La Ceramo. Por tanto, desde ese momento, existe la clara voluntad de la administración competente en materia de Cultura para catalogar el edificio como BRL. De esta manera lo remarca el propio informe de alegaciones que se aprobará en la sesión plenaria del viernes, donde se remarca que para “los técnicos de Conselleria siempre ha merecido contar con la máxima protección de la esfera urbanística”.








Cercador
Enllaços
Síguenos en TwitterSíguenos en Twitter
Socialistes ValenciansSocialistes Valencians
PSOEPSOE