Thursday, May 18, 2006

Los diputados del PP exhiben grabadoras contra los socialistas, que les contestan con billeteras

Grabadoras del PP frente a billeteras del PSPV. La escandalera a raíz de la denuncia de dos diputados socialistas basada en la grabación de dos empresarios que vinculan a Zaplana con el supuesto cobro de comisiones en Terra Mítica desembocó ayer en un nuevo incidente parlamentario. Lo único positivo fue el quórum. Nunca se había visto a tantos diputados en el pleno a primera hora de la tarde. Cuando los denunciantes (Antoni Such y José Camarasa) iban a formular sendas preguntas al Consell, los populares se levantaron de sus escaños y exhibieron grabadoras (o móviles), a imitación de las esposas de la Asamblea de Madrid. Los socialistas replicaron con protestas y, finalmente, mostrando billeteras e incluso billetes de 20 euros.


La bronca se inició cuando Such iba a preguntar al portavoz del Consell, Esteban González Pons, por la campaña de publicidad de Agua y Progreso. Los populares se pusieron en pie, en silencio, grabadoras en ristre. «¡Por muchos numeritos que haga el PP no va a hacernos callar!», bramó después Such entre el aplauso de su grupo.
González Pons le replicó que no había sido un «numerito», sino «una respuesta silenciosa y digna de un grupo a una actitud indigna de un miembro de la Cámara que responderá ante los tribunales». No menos ovaciones cosechó. Such le respondió: Lo que sería «digno» es que el Consell se «preocupara por saber dónde están los 16.000 millones [de pesetas] que faltan en Terra Mítica y quién se los ha llevado». «No voy a adentrarme Ñdijo PonsÑ en el debate sobre dónde está un dinero que probablemente sólo falta en su imaginación y por eso lo busca incluso donde no debe», pero sí, recalcó, en el de la «dignidad» de los políticos. «Hay cosas que no podemos hacer», afirmó. «Si faltase dinero sería muy grave y con eso se ofendería el cargo» pero «no falta», sentenció, «y ahí está la auditoría judicial para demostrar». Condenó que se grabe a un imputado y se dé a conocer la charla «meses después eligiendo el día»«aceptar que se plantee la posibilidad de comprar por dinero la imputación de un cargo público e incluso negociando el fin de esa persona imputada». «A mí no me graben las conversaciones privadas que tengamos», asestó. Concluyó acusando al PSPV de «hacer publicidad a la Tienda del Espía».
La exhibición de grabadoras se volvió a repetir cuando Camarasa se puso en pie para preguntar sobre las fosas comunes del cementerio de Valencia con víctimas del franquismo. El socialista Jesús Ros inició la respuesta espontánea de su grupo consistente en mostrar billeteras. En medio del revuelo parlamentario se produjo un durísimo cruce de acusaciones en tono amenazante entre el popular Manuel Gómez y Such, cada uno desde sus escaños, después de que el primero le preguntara si habían pagado el millón y medio que pedían los empresarios. «Si eres valiente, nos vemos en el juzgado», lo retó repetidamente el socialista mientras el popular lo conminaba a no señalarlo con el dedo. De hallarse en otro foro, la impresión es que podían haber acabado a tortazos. Mientras, Ros y González Pons tenían un enganchón entre los escaños. Como remate, Camarasa, a voz en grito, reprochó al portavoz del Consell que sus palabras en el pleno [de defensa a Zaplana, muy alabadas por los partidarios de éste] no son lo que cuenta, dijo, en privado y a algunos medios. La zaplanista Elvira Suanzes se salió al intervenir Such y Camarasa. «La imagen que estamos dando es de pena», se sinceró el presidente de las Corts, Julio de España. Pero éste también tuvo su responsabilidad: La formulación de la pregunta por parte de Camarasa pese a la ausencia del conseller, que permitió al PP repetir el gesto de las grabadoras, fue posible por un error de De España. Un despiste que se ajustó muy bien al guión.

Levante, Juanjo García



Cercador
Enllaços
Síguenos en TwitterSíguenos en Twitter
Socialistes ValenciansSocialistes Valencians
PSOEPSOE