Sindicatura de Comptes: Informe de fiscalización sobre el control interno del Ayuntamiento de Valencia en 2011
viernes, 10 de mayo de 2013

La Sindicatura detecta cincuenta debilidades en el control interno y formula doce recomendaciones

La ciudad queda mejor que el conjunto de los ayuntamientos fiscalizados pero certifica que la deuda municipal supera en 120 millones a la reconocida por el Ayuntamiento

El Sindic de Compets firmó el 5 de marzo el informe de la Sindicatura sobre el control interno del Ayuntamiento de Valencia durante 2011. E objetivo era analizar “el control interno” en la organización administrativa, en la aplicación de la normativa contable y de gestión, en la protección de los bienes municipales, la fiabilidad e integridad de la información, el cumplimiento de la normativa y la transparencia.
La valoración final mejora la que se ha otorgado de media a todos los ayuntamientos fiscalizados, pero aún así incluye graves reproches por falta de transparencia y debilidades en la gestión interna.

50 reparos
El grupo “organización administrativa” merece el mayor número de reparos por “debilidad en el control interno”, así se reprocha que la web municipal no informe de “las modificaciones ni liquidación del presupuesto, de la deuda municipal ni de las auditorias e informes de estabilidad” y que tampoco de las unidades administrativas del Ayuntamiento ni facilita las actas de la junta de gobierno.
En la “protección de los bienes” se reprocha que no todos los bienes inmuebles estaban inscritos en el Registro de la Propiedad, o que existían subvenciones por 678.836 euros sin justificar en plazo.
Los reparos también se refieren a que muchos gastos se realizan sin “propuesta”, a que el Ayuntamiento no ha implantado el “control interno” ni “el control de eficacia, ni ha fijado objetivos de los programas ni determinado el coste de los servicios”.

También hay graves reproches sobre la falta de información del Ayuntamiento respecto a sus organismos. Así se reprocha que en la “plataforma de rendición de cuentas” no figuran las seis sociedades mercantiles en las que participa el Ayuntamiento ni los consorcios, también se considera a la extinta Fundación de Cine y la Feria Muestrario no están correctamente calificadas, esta última figura “entidad sin fin de lucro” pero en la plataforma de rendición de cuentas aparece como “consorcio local”.

Otras debilidades relevantes se refieren la falta de convocatoria pública en los cambios del personal entre departamentos o a que no se publican en el Boletín de la Provincia (BOP) las “bases reguladoras de concesión de subvenciones” o que en el área de comercio “no se recogen criterios de valoración de solicitudes”. También hay numerosos reparos a la gestión de las subvenciones, como la “falta de un plan estratégico”, lo que ha sido denunciado en numerosas ocasiones por el Grupo Socialista.

Entorno tecnológico
El portavoz adjunto del grupo municipal socialista, Salvador Broseta, también ha valorado algunos aspectos del informe de la Sindicatura de Cuentas respecto al área del entorno tecnológico. Así, el concejal socialista que ha manifestado que “la Sindicatura de Cuentas también afea al Ayuntamiento de Valencia algunas cuestiones del llamado entorno tecnológico, es muy preocupante que el Ayuntamiento de Valencia no disponga del documento sobre adecuación al Esquema Nacional de Seguridad y de Interoperabilidad, es decir, que no hay un documento de protocolo de seguridad informática pública en el Ayuntamiento, ni un documento de protocolo de intercambio y conservación de la información electrónica con otras administraciones públicas”. Tanto es así, ha insistido Broseta, que “la misma Sindicatura de Cuentas le insta al Ayuntamiento a ‘disponer de un plan anual de proyectos de los sistemas de información así como de una política de seguridad de la información’”. “Además de alguna otra recomendación como la elaboración de planes de concienciación para todos los empleados del Ayuntamiento precisamente en materia de seguridad de la información, que no es de recibo que el equipo de gobierno del PP no los haya llevado a cabo aún”.
También respecto a la seguridad informática, el concejal socialista ha recalcado otro punto del informe. Para Broseta, “la Sindicatura también saca tarjeta roja al Ayuntamiento de Valencia porque no dispone de un inventario de software, y las recomendaciones que esta institución le hace al propio Ayuntamiento son que deben efectuar un seguimiento de los registros de la actividad en la red local, y que deben registrar documentalmente todos los accesos al centro de procesamiento de datos”. “Es muy alarmante que no el Ayuntamiento no esté haciendo esto último, es un déficit muy grave”, ha concluido.

Gestión económica y del Presupuesto
Estos apartados suponen juntos el segundo gran bloque de “debilidades en el control interno” y falta de transparencia. Los reproches más graves tienen que ver con el “resultado presupuestario de 2011” que la Sindicatura pone en cuestión, al decir que el Ayuntamiento “liquidó 2011 con un resultado positivo de 11,9 millones” mientras dejaba 114 millones en gastos “sin contabilizar”, por tanto el resultado real era muy diferente.
También se reprocha que quedasen 182,6 millones pendientes de pago a final del ejercicio. Esta deuda fue abonada con el llamado “plan de pago a proveedores” de 2012. Otras “debilidades” tienen que ver con que en 320 expedientes de gasto no se cumplen los requisitos legales básicos.
Además la Sindicatura estima que la deuda municipal alcanzó los mil diez millones (1.010.707.327€) que suponen 120 millones mas de lo que el Ayuntamiento estimada en la misma fecha.
El concejal socialista Pedro M. Sánchez ha manifestado que “el descontrol del gasto, es la marca de la gestión de la alcaldesa, pero eso que no debía haber ocurrido nunca se tiene que terminar ya, dada la situación de crisis” y ha continuado “los valencianos ya no pueden soportar más que los supuestos resultados positivos con que se cierran los presupuestos, acaben siendo negativos en realidad, que las subvenciones no tengan criterios de valoración, de concesión y justificación, que haya deficiencias en los contratos administrativos, que no de información el ayuntamiento sobre las sociedades en las que tiene menos del 50%, facturas sin poder contabilizarse, ingresos pendientes que están prescritos”.
Los socialistas hemos propuesto medidas como la creación de una Comisión de Control de la Contratación, como existe en ayuntamientos como Madrid, rechazada por el PP; así como que hubiese un plan estratégico de subvenciones conforme a la ley General de Subvenciones, aceptado por el PP en enero de este año, pero que debería haberlo hecho en 2003 cuando se aprobó la citada ley.
Por lo que hay que seguir pidiendo a la alcaldesa, que dado los precedentes que hay en Valencia, tiene que aplicar más transparencia y más eficacia en la gestión del dinero de los valencianos. Y en concreto, lo mejor sería que el PP se leyera el informe de la Sindicatura, y un éxito para los valencianos que aplicara sus recomendaciones.

Finalmente, en cuanto al apartado de recomendaciones la Sindicatura realizar 12 consejos respecto a la mejora de la gestión entre los que los socialistas han destacado la exigencia de que el Ayuntamiento planifique sus inversiones o que ciudadano pueda obtener certificados de sus impuestos mediante firma electrónica.



Cercador
Enllaços
Síguenos en TwitterSíguenos en Twitter
Socialistes ValenciansSocialistes Valencians
PSOEPSOE