Saturday, August 13, 2011

LA CASA DEL RELOJERO JUNTO AL MICALET ESPERA DESDE 1993 PARA SER REHABILITADA

Los socialistas denuncian que el Gobierno Municipal espera la ruina del edificio para hacer una plaza desobedeciendo las órdenes de Cultura de rehabilitarlo

El concejal del grupo municipal socialista Vicent Sarriá ha denunciado que un año más miles de turistas que pasan por uno de los espacios más monumentales de la ciudad, observan como el edificio propiedad municipal del Relojero junto al Micalet sigue cubierto de lonas sin que la Alcaldesa ordene su rehabilitación.

Para el edil socialista se trata de un espectáculo vergonzoso que evidencia un escaso respeto de la Alcaldesa por el patrimonio de los valencianos, por sus propias propiedades municipales y por los miles de ciudadanos y turistas que utilizan este itinerario peatonal que va desde las torres de Serranos hasta la plaza de la Reina.

Se pone de manifiesto su fracaso en la política de rehabilitación y en la protección patrimonial, a pesar de que desde 1993, fecha en que se aprobó el PEPRI del Mercat, el planeamiento exige su rehabilitación y la edificación del actual solar donde hace años se ubicó la edificación efímera para la exposición de la Luz de las Imágenes.

Pero lo más sorprendente, comenta el edil socialista, es que el Delegado de Urbanismo se empeña en propiciar la ruina del edificio, para demolerlo y hacer un jardín en la plaza, según reitera permanentemente, porque así se lo piden los vecinos de la plaza, cuando la consellería de Cultura se niega rotundamente a este proyecto de derribo optando por mantenerlo y no modificar la trama urbana.

Tanto los técnicos de la Conselleria de Cultura, como los expertos en patrimonio, consideran un despropósito derribar este emblemático edificio y modificar la trama urbana, porque entre otras cosas se pierde la perspectiva y realce del Micalet que se tuvo en cuenta cuando se construyó, además de suponer un atropello patrimonial contrario al planeamiento vigente.

Por tanto, el concejal socialista reclama al Delegado de Urbanismo que abandone su permanente insumisión en este tema y acate las instrucciones de la conselleria de Cultura, que es la administración competente en patrimonio cultural por tratarse de un edificio de la Ciutat Vella que fue declarada conjunto Bien de Interés Cultural y no demore por más tiempo la rehabilitación de la Casa del Relojero y la edificación del solar destinando todo el conjunto a equipamientos públicos para los vecinos del centro histórico, y atienda por tanto el interés general y patrimonial de la ciudad, y no el particular de determinados vecinos de la plaza, que persiguen su interés inmobiliario, y que siempre han tenido frente a sus viviendas esta manzana edificada.

Para mayor ampliación, reseñamos el texto de la moción presentada en la Comisión de Urbanismo de febrero de 2009, donde figuran todos los antecedentes, contestando tal como figura en el dictamen el Delegado de Urbanismo que “

“El Sr. Presidente pone de manifiesto que aunque por parte de los técnicos de cultura en principio no se está de acuerdo en mantener la manzana tal cual está, la alcaldesa y el Grupo de Gobierno están comprometidos en que se ejecute allí lo que los vecinos desean, es decir, un jardín…”


Valencia, 13 de agosto de 2010


ANTECEDENTES


El PEPRI del barrio del Mercat protege el edificio propiedad municipal situado en la calle Micalet esquina Subida del Toledano nº 1 con el nivel 3 y propone una edificación sobre el actual solar. El PEPRI fue aprobado el 19-2-1993 por unanimidad de todos los grupos municipales.

Desde entonces, el solar ha permanecido repleto de escombros en unas ocasiones, y el resto como garaje al aire libre, mientras el edificio protegido conocido como Casa del Relojero, se iba deteriorando sin que desde el gobierno municipal se adoptara medida alguna.

Durante un tiempo, el solar fue ocupado por la Generalitat Valenciana con un edificio efímero para la exposición de la Luz de las Imágenes, siendo retirado posteriormente, y volviendo a cumplir el solar la función que, a la vista de los resultados parece la más apropiada para el gobierno municipal, es decir, la de espacio degradado.

El solar, más un edificio protegido (conocido con el nombre del relojero), abandonado a su suerte, es el escaparate para los miles de turistas que acceden a esta zona de la Catedral, sin duda, la más monumental y visitada de la ciudad. Pero además es el paso de miles de valencianos que observan atónitos el espectáculo. Parece impensable, y esta reflexión se la deben hacer turistas y vecinos, mantener al lado del más importante conjunto monumental de una gran ciudad, una situación de degradación tan lamentable, que bien poco dice a favor del turismo de calidad que tanto se pregona.

El Grupo Municipal Socialista ha insistido hasta la saciedad para que se cumpla el planeamiento, y se acabe con esta situación, pero parece que el gobierno municipal prefiere derribar el edificio protegido, romper la trama histórica y proceder al esponjamiento que proponía el planeamiento franquista de 1963, frente al planeamiento democrático de 1993 elaborado por expertos en centros históricos, que saben de la importancia de mantener la trama de la ciudad para disfrutar de los monumentos ,en este caso el Micalet y la Seu, con las perspectivas con las que fueron concebidos cuando se edificaron.

Nuestra insistencia se puede comprobar con la moción presentada en la Comisión de Urbanismo del 5 de junio de 2000, para que AUMSA tramitara la ubicación en el edificio rehabilitado y en los nuevos previstos de la Oficina de Gestión Única del Centro Histórico, prevista en el convenio RIVA firmado en 1998. Entonces, se dijo, tal como consta en la moción y dictamen, que no procedía porque la Generalitat estaba rehabilitando el Palacio de Miramar para esta finalidad. Ahora, una vez rehabilitado, se ha comprobado que el edificio sirve para oficinas del IVVSA, y que se incumple el principal objetivo del convenio RIVA. Seguimos pues sin Oficina de Gestión Única.

En la sesión plenaria del 25 de enero de 2001 presentamos nuevamente una moción, sugiriendo la posibilidad de ubicar la Junta Municipal de Ciutat Vella, con más espacio para dinamizar la actividad socio-cultural del centro histórico y disponer de locales donde exponer y realizar actos públicos.

En el debate de la sesión plenaria, quedaron claras las pretensiones del Delegado de Urbanismo. Señaló que puesto que en el planeamiento franquista se preveía una plaza y que se expropiaron los terrenos (la finca ahora protegida no se pudo derribar porque había un comercio en funcionamiento), habría problemas derivados de la hipotética reversión que podrían invocar los propietarios expropiados. Ahora bien el Delegado debía conocer que si el planeamiento se aprueba en 1993 y no se habían presentado reclamaciones ni solicitudes de reversión, ahora, doce años después de su aprobación no cabe recurso alguno y por tanto el planeamiento vigente es el que hay que llevar a cabo, salvo que decida el gobierno municipal modificarlo puntualmente.

Remitida la moción a la Comisión de Urbanismo, el entonces delegado de Urbanismo se limitó a decir que la Delegación de Patrimonio informaría.

Transcurrieron 8 años: no hubo respuesta ni actuación alguna. Todo un ejemplo de gobernanza municipal.

Y por último, en la pasada Comisión de Urbanismo del 3 de octubre de 2005, se discutió nuevamente una propuesta del Grupo Municipal Socialista, que fue rechazada. El Delegado de Urbanismo informó en esa ocasión que los técnicos municipales estaban en contacto con la Generalitat para estudiar la posibilidad, de acuerdo con la voluntad del equipo de gobierno, de hacer un jardín con cerramiento similar al que existe en el Palau de la Generalitat.

Han transcurrido otros 5 años y seguimos en la misma situación de falta de transparencia y de inacción. Otro ejemplo de gobernanza

En suma, han pasado 16 años desde la aprobación definitiva del PEPRI y la “voluntad del equipo de gobierno” ha quedado patente en el contenido de esta moción y podría resumirse en desidia, falta de liderazgo, abandono del patrimonio y desprecio por los vecinos.

Por todo lo expuesto, el Grupo Municipal socialista propone:

Encargar a la empresa municipal AUMSA un proyecto de rehabilitación del edificio y de consolidación de la manzana prevista en el PEPRI para destinar el conjunto a Junta Municipal de Ciutat Vella y centro socio-cultural.



Cercador
Enllaços
Síguenos en TwitterSíguenos en Twitter
Socialistes ValenciansSocialistes Valencians
PSOEPSOE