Monday, June 20, 2022

El nuevo Plan de Sequía del Ayuntamiento de València contempla incentivos para primar el ahorro de agua en estado de emergencia

Elisa Valía presentael nuevo documento para combatir las situaciones de escasez, adaptado a las condiciones de emergencia climática.

La concejala del Ciclo Integral del Agua en el Ayuntamiento de València y presidenta de la EMSHI, Elisa Valía, ha presentado junto a Miguel Polo, presidente de la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ), y Arancha Fidalgo, jefa de la Oficina de Planificación Hidrológica el nuevo Plan de Emergencia ante situaciones de sequía del abastecimiento de agua en València, coincidiendo con la víspera del Día Mundial de Lucha contra la Desertificación y la Sequía 2022, que se conmemora el 17 de junio.
El nuevo plan, presentado en la sede de la CHJ, está redactado por la Concejalía del Ciclo Integral del Agua en el Ayuntamiento de València y ya ha sido remitido a la CHJ, que ha informado favorablemente, y ha sido aprobado por Junta de Gobierno Local.
Una de las medidas que recoge esta nueva hoja de ruta insta a que la Ordenanza de Agua de la ciudad de València contemple incentivos para primar el ahorro de agua, dado el escenario de emergencia climática actual.
La concejala ha recordado que “somos la primera generación que notamos el cambio climático, pero también somos los primeros que podemos hacer algo al respecto. De hecho, todo indica que, sino actuamos con celeridad, los efectos negativos se irán recrudeciendo.”
Según Valía “desde las administraciones públicas estamos preparados para que la ciudadanía mantenga sus niveles de bienestar, pero también es importante que la población esté bien informada de los retos a los que nos enfrentamos en cuestión de sequía de agua y eso también implica un cambio de paradigma respecto a nuestra relación con el agua”. La concejala ha explicado que “no podemos permitirnos el lujo de desperdiciar ni una sola gota y es necesario aprovechar este recurso cuantas veces se pueda, mejor. La reutilización de agua es un asunto clave en ese cambio de mentalidad”.
“Se trata de un plan que ofrece herramientas para poder combatir las sequías y minimizar los impactos de la escasez de agua en la actividad económica y en la sociedad en su conjunto”, ha explicado Elisa Valía.
Por su parte, Miguel Polo, ha destacado “la importancia de que las poblaciones de más de 20.000 habitantes dispongan del correspondiente Plan de Emergencia ante situaciones de sequía en cumplimiento de la Ley del Plan Hidrológico Nacional” y ha anunciado la próxima celebración de una jornada formativa que se dirigirá a aquellos municipios que todavía no tienen aprobado dicho Plan.
El Ayuntamiento de València redactó su primer Plan de Sequía en octubre de 2001 y en 2006 fue revisado y presentado ante la Confederación Hidrográfica del Júcar. El cambio de normativa en el Plan Hidrológico Nacional ha obligado a las poblaciones de más de 20.000 habitantes a adaptar el documento que, además, incorpora nuevas medidas de acuerdo con las condiciones actuales.
Dicho plan es coherente con el desarrollado por la Entidad Metropolitana de Servicios Hidráulicos (EMSHI), ya que las dos plantas potabilizadoras, La Presa (Manises) y El Realón (Picassent), son las que suministran agua potable a València y su área metropolitana.
Este nuevo plan se ha centrado en establecer indicadores que pueden seguirse en coordinación con los establecidos por la CHJ, incorporar una serie de medidas concretas para incrementar la resiliencia del abastecimiento e incorporar elementos que mejoran la visión holística de la sequía, no sólo ciñéndose a la calidad y cantidad de agua tratada, sino también a aspectos medioambientales.
Además de incentivar el ahorro de agua, la nueva hoja de ruta también contempla la penalización mediante la posibilidad de implantar un canon de escasez a aquellos usuarios que, ante una situación grave, como es la entrada en el escenario de Emergencia, no presenten una actitud responsable y no sean capaces de reducir su consumo en un porcentaje previamente establecido.
El nuevo plan contempla otras medidas, como el seguimiento de las variables de referencia, despliegue de campañas de concienciación para el ahorro de agua, la activación y seguimiento de los Planes de Emergencia de Grandes Consumidores (hoteles, restaurantes, centros sanitarios, centros educativos, centros sociales, etc.), reducción del volumen de agua suministrada limitando los usos urbanos de los sistemas públicos municipales no esenciales, como el baldeo de calles, las fuentes ornamentales, así como los volúmenes utilizados en cementerios, instalaciones deportivas y duchas y lavapiés de playa.
También se contempla la constitución del Comité de Seguimiento de Sequía y Coordinación con otros estamentos; la modificación de los porcentajes de suministro desde el Júcar y el Turia para el abastecimiento de València y los municipios de su área metropolitana, la comprobación del estado, puesta a punto y activación de los pozos de titularidad municipal, así como actuaciones de vigilancia para la conservación y protección de los ecosistemas acuáticos, entre otras medidas.
El Plan de Emergencias por Sequía del Abastecimiento de València se puede consultar íntegramente en la página web de Emivasa.




Cercador
Enllaços
Síguenos en TwitterSíguenos en Twitter
Socialistes ValenciansSocialistes Valencians
PSOEPSOE