Thursday, June 29, 2006

El concejal del PSPV, Juan Soto, criticó ayer el resultado de la urbanización de la plaza de la Almoina que consideró un «fracaso» del proyecto de Rita Barberá.

Ya que la solución no contempla «nada de lo previsto» por la alcaldesa, que pretendía una plaza totalmente acristalada construida en cota cero sobre la que poder pasear y contemplar los restos arqueológicos.
Soto denunció que, por el contrario, los grandes volúmenes edificados en una cota superior a la del resto de construcciones cercanas impiden la contemplación de esos otros edificios, muchos de los cuales están considerados Bienes de Interés Cultural (BIC), como es el caso del Almudín. Según el concejal, esto podría incluso conculcar la ley de Patrimonio que contempla que ninguna nueva edificación debe impedir ver ningún BIC.


Soto, quien puso de relieve también el sobrecoste de 1,1 millones de euros que aprobó el pasado viernes la Junta de Gobierno Local así como el retraso de seis meses en la ejecución de la plaza, denunció también el incumplimiento de algunos compromisos. Tal como explicó el concejal, Barberá se comprometió a integrar en el conjunto arquitectónico la puerta gótica del edificio de la Almoina, que finalmente no formará parte de este enclave. El edil puso de manifiesto la incongruencia de que en la plaza de la Almoina no vaya a haber restos de este edificio del siglo XV.
Levante



Cercador
Enllaços
Síguenos en TwitterSíguenos en Twitter
Socialistes ValenciansSocialistes Valencians
PSOEPSOE