Sunday, May 21, 2006

Diez barrios denuncian la saturación de los centros de salud y piden nuevas instalacion

La antigüedad del edificio causa inundaciones de aguas fecales en el local del Nou Moles
Los centros de salud de una decena de barrios están saturados. Ante la falta de servicios adecuados, los vecinos reclaman nuevas instalaciones al quedar desfasadas las actuales. El problema se ha agravado en Nou Moles, donde se producen inundaciones periódicas de aguas fecales por la antigüedad del edificio.
P. GÓMEZ/VALENCIA
La saturación de los centros de salud por el aumento de pacientes es un problema extendido en la ciudad. Una decena de barrios han alertado de las carencias que padecen sus residentes. En pspv-psoeval, la falta de salas, servicios, personal y especialidades copan las críticas de los miles de residentes afectados.

Las asociaciones vecinales prevén que el crecimiento de población en muchas zonas continuará agudizando la problemática. Muchos barrios han instado al Ayuntamiento a visitar sus actuales instalaciones y poder pactar un nuevo lugar donde ubicar los nuevos centros.

Este es el caso, por ejemplo, de Benimaclet que, tras miles de firmas recogidas y decenas de conversaciones mantenidas, permanecen a la espera de que la Conselleria de Sanidad “se ponga manos a la obra con el solar que el Ayuntamiento ha seleccionado como óptimo para acoger las nuevas instalaciones”, apuntó un portavoz vecinal.

La construcción del AVE, la edificación a consecuencia del PAI Benimaclet-Este y la falta de consultas son otras de las razones que el barrio señala como definitivas para que sea cada vez más urgente la construcción de un nuevo centro de salud. Este tan sólo es un ejemplo, pero bien podría hacerse extensible a Castellar, Ciudad del Artista Fallero, Cruz Cubierta, La Amistad, Nou Moles, Patraix, Pinedo, San Isidro, Torrefiel, Orriols o Malilla.

Condiciones insalubres
“Lo que resulta ilógico e inadmisible es que donde precisamente tenemos que acudir para ser sanados nos enfermen”, apuntó un vecino de Nou Moles que salía del centro de salud de la calle Pintor Stolz. “Aquí hay muy buenos profesionales y ni ellos ni nosotros merecemos un local que puede recibir cualquier nombre menos centro de salud”, continuó.

Esta queja se suma a la de miles de pacientes y los sindicatos, después de que por las paredes del local se hayan filtrado aguas fecales por dos veces en lo que llevamos de año. En 2005 ocurrió alrededor de tres veces más. Al parecer, las cañerías del inmueble donde esta ubicado el centro “embozan cada determinados meses y estallan liberando en el ambulatorio los malos olores”, apuntó una portavoz sindical. La última vez ocurrió hace dos semanas, cuando una rata quedó atrapada en un falso techo.

“Ahora ya han solventado el problema, pero es una solución momentánea. Sabemos que volverá a pasar y sólo lograremos tener un centro de salud cuando construyan el nuevo”. Según los proyectos, se ubicará en la plaza Roma. “Ya está presupuestado y no sabemos el por qué del retraso”, apuntó una vocal vecinal.

Hasta tal punto ha llegado la situación en Nou Moles, que los médicos y enfermeras se plantearon la posibilidad de iniciar una paro a las puertas del bajo que, finalmente, no salió adelante –dicen– “para que los vecinos no se quedaran sin ser atendidos en ningún momento”.

En el caso de este centro de salud, desde hace años las salas de enfermería son ocupadas, en muchas ocasiones, por los médicos que no tienen consultas suficientes para atender a los enfermos. “Con ello, las enfermeras tampoco pueden realizar su trabajo. Se produce una cadena de retrasos que repercute en el servicio y atención que reciben los pacientes”, afirmó la misma representante sindical.

La saturación no sólo es de enfermos, ha llegado hasta los trabajadores. La matrona del centro se ha visto obligada a realizar sus servicios en otro de Guillén de Castro y el trabajador social que corresponde al ambulatorio de Nou Moles no tiene plaza ni espacio en él.

La asociación de vecinos de Malilla asegura que, en su caso, los enfermos han tenido que hacer colas en la calle para ser atendidos en el centro situado en los bajos de una finca de la calle Ingeniero Joaquín Benlloch.

La agrupación de residentes de Pinedo alerta de que el refuerzo de médicos en época estival es inexistente para cubrir las necesidades. Y, la lista podría continuar a juzgar por la larga relación de quejas con la que cuenta la Federación de Vecinos en materia de sanidad.

pgomez@lasprovincias.es



Cercador
Enllaços
Síguenos en TwitterSíguenos en Twitter
Socialistes ValenciansSocialistes Valencians
PSOEPSOE