Tuesday, December 5, 2006

Barberá autoriza a Ros Casares a pasar una torre de alta tensión de la zona comercial a la verde

El PSPV asegura que esta decisión demuestra que el PP podría haber cambiado de sitio la subestación de Patraix.
La comisión de Urbanismo dio luz verde ayer, con los votos a favor de PP y PSPV, al traslado de una torre de alta tensión y el trazado de la línea eléctrica del polígono de Vara de Quart, después de que Ros Casares presentara una modificación del proyecto de urbanización al entender que limitaba sus posibilidades terciarias. Los ayuntamientos de Xirivella y Valencia aprobaron hace meses el PAI del parque empresarial de Ros Casares por el que este grupo reconvertía una propiedad industrial obsoleta en una moderna zona de negocios con mil oficinas, comercios, restaurantes, gimnasios, bancos e incluso hoteles. En medio de esa zona terciaria las expectativas comerciales de Ros Casares se reducían ante la presencia de una torre de alta tensión que viene desde Xirivella y cruza por encima de la V-30, y que el ayuntamiento trasladará hasta donde estará la zona verde de más de 25.000 metros cuadrados.


El portavoz del PSPV, Rafael Rubio, ligó este caso con la subestación eléctrica de Patraix y aseguró que «queda demostrado que el planeamiento es el que tiene la facultad de decir dónde va una subestación eléctrica», ya que la calificación urbanística de la parcela que se ha trasladado «es la misma que la de la instalación de Patraix». Rubio denunció al respecto la «vara de medir del ayuntamiento» ya que, «si el cambio lo solicita un particular ante una oportunidad de negocio, se hace, pero no si lo piden los vecinos».
La concejal de EU, Victoria González, votó en contra de este traslado ya que, en su opinión, en el caso de Ros Casares se está cambiando el uso del suelo y se debe hacer una modificación del Plan pspv-psoeval de Ordenación Urbana (PGOU). La edil, quien anunció que presentará alegaciones, criticó además que la torre de alta tensión se sitúe dentro de un parque ya que «se dará mejor calidad a la zona terciaria, pero no se tendrá en consideración a los ciudadanos que vayan por dicha zona verde». González advirtió también que ese parque se deberá regar con agua potable, al carecer de pozo, aunque el Concejal del Ciclo Integral, Ramón Isidro Sanchis, negó este extremo.
La aprobación del que será el primer gran parque empresarial de Valencia, que Ros Casares consiguió tramitar en el tiempo récord de menos de 18 meses, propiciará a la empresa un lucrativo negocio gracias a la revalorización del suelo de Vara de Quart. El grupo logró que el PAI se aprobara en el Ayuntamiento de Xirivella alegando que tenía menor volumen de expedientes, aunque la mayor parte (65%) de la parcela de 70.000 metros cuadrados de superficie -y 62.829 m2 de techo- del futuro parque empresarial está en el término municipal de Valencia.
En menos de un año, Ros Casares pondrá a la venta las mil oficinas, dotadas de las últimas tecnologías y servicios, a un precio mínimo de 210.000 euros.A esto se sumará, tal como reveló la alcaldesa Rita Barberá el pasado mes de octubre cuando puso la primera piedra, los más de 500 lofts proyectados en la zona que un día fueron la naves de hierros del grupo metalúrgico.
Pese a que el servicio de Tráfico del ayuntamiento pusieron en evidencia los problemas que podría ocasionar esta nueva ciudad del Ros Casares, el PAI se aprobó, aunque se obligó a la empresa a construir un túnel en la avenida de Tres Forques que diera acceso directo desde esta vía. Los vecinos de Fuensanta temen que el nuevo parque empresarial «dé vida al polígono, pero suponga más tráfico y más ruido en el barrio».

Levante



Cercador
Enllaços
Síguenos en TwitterSíguenos en Twitter
Socialistes ValenciansSocialistes Valencians
PSOEPSOE