Tuesday, October 17, 2006

60.000 euros por un anuncio. Barberá presenta en Venecia el concurso de ideas para la marina urbana ante los medios de

Como en familia, pero más caro. La alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, llevó ayer a la ciudad italiana de Venecia el concurso de ideas para la marina urbana y el PAI de El Grau y lo presentó ante el público de casa. El lanzamiento internacional del concurso en Venecia, que celebra la Bienal de la Arquitectura, no tuvo eco en los medios locales o internacionales, de forma que la convocatoria sirvió básicamente para que los periodistas desplazados desde Valencia refrescaran datos sobre la transformación de la fachada litoral y su unión con la ciudad. El Consorcio Valencia 2007, integrado por las tres administraciones para preparar la Copa del América, fletó por deseo expreso de Barberá un vuelo para que los medios españoles estuvieran presentes en el acto. El viaje, de ida y vuelta en la misma jornada, ha costado a la sociedad pública en torno a los 60.000 euros.

El concurso para la futura Marina Real Juan Carlos I "tenía que venir a Venecia porque es el centro de la creación de la arquitectura" con la celebración de la Bienal, argumentó la alcaldesa al final de una presentación con power point en inglés y traductora que apenas tuvo trabajo con los tres o cuatro periodistas foráneos -uno de ellos de la revista de arquitectura Domus- en el Palazzo Zorzi, sede regional de la Unesco. Al parecer, la presentación compitió con un acto de una prestigiosa marca francesa relacionado con la restauración de una obra de arte.

El palacio de la Unesco alberga como evento paralelo de la Bienal la exposición Una idea para la ciudad, de la Unión Internacional de Arquitectos. Su presidente en Europa, Giancarlo Ius, alabó la categoría del concurso de Valencia, que pretende ordenar 1,35 millones de metros cuadrados, incluida la lámina de agua, en el puerto, el PAI de El Grau y su unión con el Jardín del Turia. "Es el concurso internacional más importante en este momento", dijo Ius, que aseguró la difusión de las bases del concurso entre los arquitectos hasta el 31 de octubre, en que acaba el plazo de inscripción. El responsable del pabellón de España en la Bienal, Manuel Blanco, también otorgó peso al concurso y pidió al Consorcio más folletospara repartir.

Los comentarios reconfortaron a Barberá que -cortesía obliga- se presentó al auditorio como alcaldesa de la tercera ciudad de España y capital de la Comunidad Valenciana. Tras explicar que junto a ella se sentaban Gerardo Camps, vicepresidente del Consorcio Valencia 2007 y "ministro regional" de Economía, y Fabián Llisteri, arquitecto y representante del Gobierno en la organización del evento, Barberá reeditó su descripción de la Valencia avanzada, "llena de oportunidades", de grandes acontecimientos como las regatas de 2007, y que "aspira a más". "Estamos buscando una ordenación moderna, vital, dinámica y creativa como la ciudad", dijo la alcaldesa.

Los trabajos serán analizados a partir de febrero por un jurado en el que, además de la alcaldesa, figurarán los arquitectos y urbanistas Jaime Lerner, Donald Lambert, Rania Klontsinioti, y probablemente Joan Busquets. La lista no está completa. El fallo se conocerá el 2 de marzo de 2007, y concederá un primer premio de 150.000 euro. Los participantes quedarán en el anonimato hasta entonces, lo que hace que haya despachos que no participan porque es escasa su proyección, y menos si pierden.

Las bases del concurso del Consorcio Valencia 2007 para ordenar la dársena del puerto, el PAI de El Grau, así como suelo portuario que podría quedar desafectado entre 2017 y 2024 -final de dos concesiones- han sido consultadas ya 10.000 veces en www.valencia2007.com. El concurso comenzó en septiembre y los arquitectos a estas alturas ya lo conocen. Barberá confía en recibir diseños imaginativos para nuevos espacios comerciales, de ocio, empresariales y culturales. La alcaldesa insistió una vez más en que los arquitectos no se cierren a la idea de construir viviendas en suelo portuario, algo que rechaza el Gobierno. Sí habrá pisos en el PAI de El Grau, cuyo desarrollo podrá comenzar -tras un concurso internacional desechado- antes de acabar la Copa del América.

Sin ánimo de polémicas, el representante del Gobierno recordó que el uso residencial no está previsto en la dársena del puerto y sólo sería viable en un futuro lejano. Llisterri subrayó que el concurso es fruto del trabajo de las tres administraciones y expresó su esperanza en que continuará la colaboración. Al acto no asistieron los comisionados de la Copa del América del Gobierno, Ricard Pérez Casado, ni de la pspv-psoevalitat, Vicente Rambla. Entre el público estuvo el del Ayuntamiento, José María Gil Suay, además de los concejales del Ayuntamiento Jorge Bellver y Cristóbal Grau, y responsables del Consorcio.

El consejero Gerardo Camps, con el mapa de la Valencian Community de fondo, no se apartó de un guión previsto para la prensa internacional. Dio cifras del crecimiento de los últimos 12 años y habló de una economía "abierta" en una comunidad a dos horas de avión de 300 millones de europeos. Camps anunció un estudio sobre el impacto económico generado ya por la Copa del América y adelantó la conclusión lógica de que el 80% se debe a la ejecución de las nuevas infraestructuras para el evento. Los medios de casa quisieron saber más, pero para el consejero, no tenía "sentido hablar de eso en Venecia".

En Valencia, el portavoz socialista en el Ayuntamiento, Rafael Rubio, criticó un acto que encuadró en los actos propagandísticos de "precampaña electoral" de Barberá: "Nos parece una barbaridad que se gasten 60.000 euros para llevar a la prensa local a la bienal de Venecia y mostrar los planos de un proyecto que ya se dieron a conocer en su día en el Salón de Cristal".
El País



Cercador
Enllaços
Síguenos en TwitterSíguenos en Twitter
Socialistes ValenciansSocialistes Valencians
PSOEPSOE